Cesta

El mayor catálogo de productos derivados del CBD

The CBD Side
Compra fácil y segura
Envío discreto
Envío gratuito a partir de 50€

El efecto séquito

29 Abr 2019, Juan Miguel

Compartir

¿EFECTO SÉQUITO VS ESTANDARIZACIÓN EN EL USO MEDICINAL DEL CANNABIS?

Para los no iniciados en el ámbito del cannabis medicinal, comenzaremos definiendo el par de conceptos que se enfrentan en la pregunta que aparece en el titular de esta entrada al blog.

Por una lado tenemos el “efecto séquito” y, por otro, la “estandarización”.

En primer lugar podemos encontrar el “efecto séquito” (entourage effect en inglés), este efecto, que explicaremos a continuación, se produce a partir de la administración de productos cannabicos de extracto de planta completa (“full spectrum” en inglés). El efecto mentado en cuestión consiste, explicado muy brevemente, en que al administrar conjuntamente los diferentes cannabinoides, terpenos, flavonoides etc que están presentes en las flores de la planta Cannabis Sativa L., se produce más (mayor potencia) y mejor (se reducen significativamente los efectos secundarios más comunes del THC –el más presente y principal cannabinoide psicoactivo que puede tener usos terapéuticos en la planta Cannabis Sativa L-). Además de por la experiencia directa de miles de usuarios, sabemos de la importancia decisiva del “efecto séquito” en el cannabis medicinal gracias al Dr. Ethan Russo en sus ya celebres publicaciones científicas1 que concluían que se necesitan, de media, unas 4 veces más de cannabinoides aislado (por ejemplo THC o CBD) para conseguir los mismos efectos que se obtienen con una sola administración de esos mismos cannabinoides (THC y/o CBD) proveniente de las flores directas o de un extracto de planta completa de las mismas; Esta mayor potencia (así como la reducción de los efectos más adversos del THC –ansiedad o paranoia por ejemplo-) se da gracias al efecto séquito. De una manera algo más literaria, podríamos decir que el efecto séquito consiste en que “el todo es siempre más y mejor que la suma de sus partes o que sus partes por separado”.

En segundo lugar en el titular, podemos leer la palabra “estandarización”, si acudimos a la RAE, “estandarización” es un nombre femenino, y consiste en “la acción o efecto de estandarizar”, ¿Qué es “estandarizar” por tanto? Estandarizar es un verbo transitivo que tiene dos acepciones: 1.-Ajustar a alguien o algo a un estándar y 2.- Fabricar un producto en serie con arreglo a un estándar o patrón determinado. Ya nos vamos acercando al significado de “estandarización” que nos interesa dentro del ámbito del cannabis terapéutico. Parece claro que estandarizar es ajustar algo a un estándar o fabricarlo en serie con arreglo a un estándar o patrón determinado. Teniendo estas definiciones en cuenta, podemos afirmar que en el uso terapéutico del cannabis la “estandarización” es la acción o efecto de ajustar en los productos cannábicos terapéuticos los diferentes niveles de cannabinoides, terpenos etc de forma y manera que mantenga siempre los mismos niveles y proporciones entre los diferentes cannabinoides, terpenos etc Para el uso terapéutico de cualquier producto con fines de mejora de la salud es fundamental que dicho producto esté estandarizado, ¿Por qué? Porque si no contiene siempre los mismos principios activos (cannabinoides en este caso en concreto, THC o CBD por ejemplo) o no los mismos niveles y proporciones de dichos principios activos, lo que hoy puede funcionarle a un usuario/a, mañana (al no tener la misma cantidad, ni proporción de cannabinoides etc) puede no irle bien, incluso puede llegar a irle mal. Esta situación ocurre frecuentemente en las personas que han utilizado cannabis de manera medicinal, pero “ a ciegas”, es decir, sin saber qué cannabinoides estaban tomando, ni en qué proporción. Este es el caso de todas aquellas personas que se automedican con aceites y tintura o flores que no estén analizadas en laboratorio (en cuanto a cannabinoides, terpenos, metales pesados, hongos). En mi experiencia de casi dos años ya en Medcan de cara al publico puedo dar fé de ello. Son innumerables los casos de personas que aparecen por la clínica afirmando rotundamente que empezaron a tomar “un aceite” o “unas flores” de “cannabis” y que les fue muy bien, pero que cuando volvieron a acudir al lugar donde se le había suministrado tal aceite o tal flor (la asociación o el familiar más cercano al “dealer” de turno), entonces se topaban con que nos les quedaba de la misma variedad (o el mimo lote de aceites) y que, por tanto, no tenían más remedio que tomar otras “flores o aceites de cannnabis”, que, sin embargo, no solo no les iban tan bien, sino que en algunos casos más extremos incluso les sentaba mal. Es por esta sencilla razón que desde Medcan entendemos que para cualquier uso terapéutico del cannabis es fundamental el saber siempre qué y cuánto. Qué cannabinoides nos administramos –y que no tenga elementos patógenos- y cuantos cannabinoides nos administramos. Es crucial saber qué y cuantos principios activos hay en el producto que vamos a tomar en el uso terapéutico del cannabis por la simple razón de poder “repetir” la formula si nos va bien, o poder modificarla si no nos va tan bien. Es en este punto donde cobra importancia la estandarización de los productos cannábicos, ya que sólo se puede “repetir” exactamente la dosificación si el producto que nos administramos está estandarizado previamente. Es decir, sólo si somos capaces de fabricar un producto en serie con arreglo a un estándar o patrón determinado, podremos repetir exactamente el consumo terapeutico de “x” cannabinoides.

Es aquí donde nos encontramos una aparente incompatibilidad entre el “efecto sequito” y la “estandarización”, ya que por una parte en el uso medicinal de cualquier sustancia, siempre hemos de utilizar la forma de administración y el producto más efectivo y eficiente posible (para lo cual, a priori, se requeriría de manera necesaria el “efecto séquito”, para el que, a su vez, se ha de utilizar extractos de planta completa), pero por otro lado, también es crucial el poder “estandarizar” para que el producto contenga siempre los mismos elementos y provoque así unos efectos terapéutico significativamente similares, continuados en el tiempo, en la misma persona usuaria.

Así, nos topamos con una “paradoja” (aparente contradicción) que parece tener difícil solución, los extractos de planta completa y las flores de cannabis -o uno u otro necesarios para un efecto séquito óptimo-, son prácticamente imposibles de estandarizar, ya que ambos serian el producto que se obtiene como el resultado directo de una planta en particular con una carga genotípica y fenotípica propia y única, por lo tanto, prácticamente imposibles de reproducir en su totalidad (dada las más de 500 sustancias con actividad biológica `presentes en la planta de cannabis).

De esta manera, parece que si queremos salvaguardar el efecto séquito –crucial en el uso terapéutico del cannabis-, hemos de renunciar a la estandarización – un elemento también fundamental para cualquier producto terapéutico cannábico o de cualquier otra índole siempre que se vaya a utilizar de manera terapéutica.

¿Estamos abocados –usuarios/as y profesionales de la salud- a tener que elegir entre “efecto séquito” o “estandarización total”? La respuesta es no. Como casi siempre en la vida la cuestión es más compleja que cualquier postura dual y maniquea. La vida está llena de colores más allá del blanco y el negro.

En el caso que nos ocupa podemos hallar un equilibrio entre efecto séquito y estandarización. No podremos nunca hallar una estandarización total o absoluta trabajando con extractos de planta completa, pero tal vez sí que podamos hallar una estandarización relativa o parcial que posibilite, sin perder la eficacia y eficiencia del efecto séquito, que las personas usuarias puedan acceder a un producto cannábico terapéutico relativamente estandarizado y por tanto con mayores posibilidades de poder te4ner éxito en el tratamiento y, sobre todo, de poder mantener la dosificación en el caso de que obtenga buenos resultados o modificarla hacia otros “estandares” en el caso opuesto de que no halle los resultados esperados.

Esta estandarización relativa o parcial que salvaguarda el efecto séquito sería posible, por ejemplo, con la utilización siempre de extractos de planta completa a los cuales después se les pueden añadir cannabinoides aislados para ajustarlos siempre a los mismos niveles en cada uno de los productos y lotes. Si bien es prácticamente imposible en la actualidad recrear totalmente el espectro completo de una planta de cannabis –con mas de 500 sustancias con actividad biológica (y con interacciones entre ellas) como dijimos antes-, sí que es posible, al menos en parte, reproducirán cada lote los niveles de los principios activos propios de la planta del cannabis, es decir, de los cannabinoides. Si además de poder garantizar (agregándolos aislados) siempre las cantidades de cannabinoides presentes, pudiésemos también asegurar un espectro terpénico similar -utilizando siempre esquejes en lugar de semillas y/o añadiendo terpenos, por ejemplo- estaremos aún más cerca de una estandarización total, pero sin perder las ventajas ya explicadas del “efecto séquito”.

Referencias:

-Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects. Ethan B. Russo

-A tale of two cannabinoids: the therapeutic rationale for combining tetrahydrocannabinol and cannabidiol. Ethan B. Russo y Guy, G. W.

-Cannabis is more than simply D9-tetrahydrocannabinol. Ethan B. Russo y John M. McPartland

-The entourage effect: Synergistic actions of plant cannabinoids. Juan Sanchez-Ramos

-Medicinal cannabis: is delta-9-tetrahydrocannabinol necessary for all its effects? J. D. Wilkinson, B. J. Whalley, D. Baker, G. Pryce, A. Constanti, S. Gibbons, E. M. Williamson

-The Therapeutic Potential of Cannabis and Cannabinoids. Franjo Grotenhermen, Kirsten Müller-Vahl

1 -Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects. Ethan B. Russo.

-A tale of two cannabinoids: the therapeutic rationale for combining tetrahydrocannabinol and cannabidiol. Ethan B. Russo y Guy, G. W.

-Cannabis is more than simply D9-tetrahydrocannabinol. Ethan B. Russo y John M. McPartland

Foto by TheLesleyShow at MorgueFile.

Protección corporal con Cosmética de CBD

Salud para tu piel, para tu pelo, para tus labios, para todo tu cuerpo y también para el de los más pequeños

Nuestras flores y resinas

Suscríbete a nuestro newsletter
Recibe en tu mail un 10% de descuento en tu primer pedido